Más de 800 personas con TEA viven en zonas desfavorecidas